Cooperación - ematrona: conectamos matronas

¿Cuándo comenzó Kirira y como nació, cuales fueron sus orígenes?

La historia de Kirira comienza hace más de diez años, un mes de agosto, cuando una maestra de inglés, Mª Estrella Giménez, marchó de vacaciones a África para conocer a una niña a la que había estado ayudando económicamente a través de la ONG Ayuda en Acción.

Una vez allí, les llegó la noticia de que, a pocos kilómetros de donde se encontraba su campamento, iban a mutilar a unas niñas. Ante una noticia tan terrible como esa, Mª Estrella comenzó a hablar con aquella gente de la tribu Tharaka, y pronto detectó el problema de falta de información y comunicación al que se enfrentaba. Por ello, creó el grupo Kirira, que en kitaraka significa “apoyo”, “ayuda”, “auxilio”.

En ese grupo explicaba las consecuencias de la mutilación, y por qué es una práctica que no debía ni tenía motivo para realizarse. A las mujeres tharakas les sorprendían esas afirmaciones, pues pensaban que una mujer no mutilada es una mujer “maldita”. Desde ese momento Estrella decidió que la educación sería el pilar en el que basaría su lucha, una lucha para intentar erradicar la mutilación genital de las niñas. A día de hoy, la mutilación en la zona tharaka ha descendido del 100% a un 2%, y se han abierto dos proyectos más en otras zonas de Kenia. Y la lucha continúa…

¿Cuál es la labor de Kirira actualmente?

Desde España, sensibilizar y conseguir fondos y personas que quieran sumarse a nuestra causa, y apoyen económicamente las becas de estudio y otros proyectos. En terreno, continuar con las campañas educativas e intentar implantar el modelo de campañas en cada vez más zonas.

¿Qué es lo que han conseguido durante estos últimos años?

En primer lugar, conseguir que la tasa de mutilación descienda de un 100% a un 2%. Por otra parte, Fundación Kirira trabaja en unas zonas muy pobres, por ello, aunque nuestro objetivo es la erradicación de la mutilación genital femenina, no podemos obviar otros problemas, como hacer frente a hambrunas, enfermedades, etc. En estos años hemos creado escuelas; una casa de acogida donde acuden las niñas que escapan de la mutilación; un dormitorio cerca de escuelas en el que pernoctan las niñas para no ir diariamente a su casa y evitar así peligros, como violaciones o ataque de animales salvajes; creación de cocinas y letrinas.

¿Cuáles son sus objetivos como fundación con estas mujeres, como llegan ayudarlas?

Primero, ayudarlas a entender y comprender las consecuencias de la mutilación, que sepan que existen tradiciones que no son buenas, y que pueden darle otra alternativa a sus hijas basada en la educación y los estudios.

¿Qué papel ve en la ayuda de la matrona con Kirira?

El papel que puede desempeñar la matrona desde España es, sobre todo sensibilización y detección de casos potenciales para evitar que otras niñas puedan ser mutiladas. En terreno, cuando las circunstancias permitan ir, el apoyo a campañas sanitarias.

¿Recuerda algún caso que le haya quedado especialmente en el recuerdo de lo sucedido estos años?

Sin duda, el caso que más marca es el primero porque causa horror, rabia, impotencia, e incomprensión ante el hecho de que se den situaciones de ese tipo.

Begoña Navarro
Fundación Kirira

Si deseas apoyar, ayudar o implicarte en esta causa ponte en contacto con

kirira@fundacionkirira.es
C/ Juan Pablo II, 1, 1° A 13700 Tomelloso (Ciudad Real)
Tlf.: 926 513 076 / 608 81 79 29