Silvia Pérez - ematrona: conectamos matronas

Silvia Pérez

Directora de Desarrollo Internacional ematrona

Matrona

 

Matrona

Directora de Desarrollo Internacional ematrona.

Desde siempre he sentido inclinación por los métodos empírico-analíticos, creí que en base a ellos iba a tomar mis decisiones, me gustaba la ciencia y siempre he dirigido mis esfuerzos hacia el ámbito de la salud y la mujer. Sin embargo los grandes eventos que han moldeado mi camino de vida profesional lo han marcado hitos más cargados de emoción que de razón.

Desde los comienzos de un programa de inmersión lingüística en Toronto me ha movido el instinto de conocer más en el ámbito intercultural,  diferencias y sobre todo puntos en común entre personas aparentemente distintas.

Después de disfrutar de varias becas de estudio fuera de nuestras fronteras no tuve ninguna duda: La comunicación y la apertura nos hace mejores.

Finalicé mi especialidad de matrona y en 2012 comencé mi andadura atendiendo una consulta en un centro de salud de Jaca. Desde entonces son muchos los servicios de salud y contextos en los que he trabajado; Hospitales y clínicas de Fuerteventura, Toledo, Bilbao,  Melilla, Ciudad Real y Madrid, entre otros.

Más allá de España he tenido la oportunidad de trabajar en gestión, coordinando programas de Salud Sexual y Reproductiva en campamentos de refugiados saharauis con una conocida ONG y en otros contextos radicalmente opuestos como Bahrain, en el golfo pérsico, siendo team leader en uno de sus hospitales.

 

Bajo tu perspectiva y tu experiencia, ¿Cuáles crees que son las variables más importantes que aporta el nacimiento de ematrona al colectivo nacional e internacional de matronas, y cual fue el motivo personal que te llevo a aceptar este reto?

Como al resto de mis compañeras matronas me enorgullece trabajar para las mujeres, nos encontramos en un lugar privilegiado para ser motor de cambio en pro de conseguir un empoderamiento real en salud de nuestro género y éste es un hito fundamental para el progreso de nuestra sociedad.

Un escenario ideal sería aquel en el que las matronas podamos estar conectadas y unidas, trabajando con autonomía y reconocimiento para conseguir aquello que siempre hemos reivindicado y que es condición sine qua non para la evolución de nuestra profesión. Una plataforma como ematrona se me antoja imprescindible para este proceso.

Silvia, tu experiencia en cooperación internacional como matrona es muy amplia, como Directora de Desarrollo Internacional cuál va a ser la aportación de ematrona al colectivo de matronas de otros países? ¿Cuáles son los primeros países a los que os estáis dirigiendo?

Los primeros países donde hemos decidido estar han sido Chile, Italia, y Reino Unido por proximidad en distintos aspectos como la facilidad en el idioma, similitud en cultura, sistema sanitario y competencias de la matrona en estas regiones.

No creo que haya un estereotipo en nuestra figura, somos muy diversas y heterogéneas por nuestro sentido crítico, esta variedad también responde a las diferencias del área y comunidad para la que trabajemos, sin embargo existe un objetivo global común que nos apasiona y al que todas tendemos, mejorar la salud sexual y reproductiva de las mujeres.

Se abre un nuevo tiempo de oportunidad para prosperar en nuestra profesión, más aún que como  oportunidad de aprovechamiento es una responsabilidad que debemos utilizar.

Estudiaremos y reconoceremos los éxitos en otros países, en algunos casos estos logros serán exportables. Apoyaremos la solución de problemas en aquellos colectivos que lo planteen, aportando recursos en países tecnológicamente menos desarrollados.

Así entiendo ematrona International, un espacio donde encontramos una comunicación abierta, una relación que fluye entre redes profesionales potenciando sinergias mediante el uso de herramientas y métodos actuales que han demostrado eficacia y nos facilitan esta comunicación.

En principio ematrona parece una buena herramienta, para mí es motivación e ilusión para trabajar conjuntamente.