Un estudio identifica niveles significativamente más bajos de vitamina D en mujeres negras

La vitamina D es un nutriente crítico y tiene muchas funciones importantes en el cuerpo. El suministro de vitamina D de una madre se transmite a su bebé en el útero y ayuda a regular los procesos, incluido el desarrollo del cerebro. 

Un estudio publicado el 2 de noviembre de 2020 en The Journal of Nutrition  mostró que los niveles de vitamina D de las madres durante el embarazo se asociaron con el coeficiente intelectual de sus hijos, lo que sugiere que los niveles más altos de vitamina D en el embarazo pueden conducir a mayor puntuación en el coeficiente intelectual en la infancia. El estudio también identificó niveles significativamente más bajos de vitamina D entre las mujeres negras embarazadas.

Melissa Melough, autora principal del estudio y científica investigadora del Departamento de Salud, Comportamiento y Desarrollo Infantiles del Instituto de Investigación Infantil de Seattle, dice que la deficiencia de vitamina D es común entre la población general y las mujeres embarazadas, pero señala que las mujeres negras están en mayor riesgo.

DEFICIENCIA DE VITAMINA D

“La deficiencia de vitamina D es bastante frecuente”, dijo Melough. “La buena noticia es que existe una solución relativamente fácil. Puede ser difícil obtener una cantidad adecuada de vitamina D a través de la dieta y no todos pueden compensar este déficit con la exposición al sol, por lo que una buena solución es tomar un suplemento”.

La ingesta diaria recomendada de vitamina D es de 600 unidades internacionales (UI). En promedio, los estadounidenses consumen menos de 200 UI en su dieta, por lo que si las personas no compensan ese déficit a través de la exposición al sol o los suplementos, Melough cree que las personas probablemente se volverán deficientes. Los alimentos que contienen niveles más altos de vitamina D incluyen pescados grasos, huevos y fuentes fortificadas como la leche de vaca y los cereales para el desayuno. Sin embargo, Melough señala que la vitamina D es uno de los nutrientes más difíciles de obtener en cantidades adecuadas de nuestra dieta.

EN MUJERES NEGRAS SE IDENTIFICAN NIVELES SIGNIFICATIVAMENTE MÁS BAJOS

“El pigmento de melanina protege la piel contra el daño solar, pero al bloquear los rayos UV, la melanina también reduce la producción de vitamina D en la piel. Debido a esto, no nos sorprendió ver altas tasas de deficiencia de vitamina D entre las mujeres negras embarazadas en nuestro estudio. Aunque muchas mujeres embarazadas toman una vitamina prenatal, es posible que esto no corrija una deficiencia de vitamina D preexistente”, afirma Melough.

“Espero que nuestro trabajo genere mayor conciencia sobre este problema, muestre las implicaciones duraderas de la vitamina D prenatal para el niño y su desarrollo neurocognitivo, y destaque que hay ciertos grupos a los que los proveedores deberían prestar más atención. Por lo general, no se recomiendan las pruebas generalizadas de los niveles de vitamina D, pero creo que los proveedores de atención médica deberían estar atentos a las personas que corren un mayor riesgo, incluidas las mujeres negras”.

ABORDAR LAS DIFERENCIAS

Según Melough, hasta el 80% de las mujeres negras embarazadas en los EE. UU. pueden tener deficiencia de vitamina D. De las mujeres que participaron en el estudio, aproximadamente el 46% de las madres tenían deficiencia de vitamina D durante el embarazo y los niveles de vitamina D eran más bajos entre las mujeres negras en comparación con las mujeres blancas.

Melough y sus coautores utilizaron datos de una cohorte en Tennessee llamada estudio “Condiciones que afectan el desarrollo y el aprendizaje neurocognitivos en la primera infancia” (CANDLE). Los investigadores de CANDLE reclutaron mujeres embarazadas para que se unieran al estudio a partir de 2006 y recopilaron información a lo largo del tiempo sobre la salud y el desarrollo de sus hijos.

Después de controlar otros factores relacionados con el coeficiente intelectual, los niveles más altos de vitamina D en el embarazo se asociaron con un coeficiente intelectual más alto en niños de 4 a 6 años. Aunque los estudios observacionales como este no pueden probar la causalidad, Melough cree que sus hallazgos tienen implicaciones importantes y justifican una mayor investigación.

Se necesitan más investigaciones para determinar los niveles óptimos de vitamina D durante el embarazo, pero Melough espera que este estudio ayude a desarrollar recomendaciones nutricionales para mujeres embarazadas. Especialmente entre las mujeres negras y aquellas con alto riesgo de deficiencia de vitamina D, la suplementación nutricional y la detección pueden ser una estrategia impactante para reducir las disparidades en la salud.

CONCLUSIONES

Melough dice que hay tres conclusiones clave del estudio:

  1. La deficiencia de vitamina D es común durante el embarazo y las mujeres negras tienen un mayor riesgo porque el pigmento de melanina en la piel reduce la producción de vitamina D
  2. Los niveles más altos de vitamina D entre las madres durante el embarazo pueden promover el desarrollo del cerebro y conducir a puntajes de CI más altos en la niñez
  3. Los exámenes de detección y los suplementos nutricionales pueden corregir la deficiencia de vitamina D en las personas con alto riesgo y promover la función cognitiva en la descendencia.

“Quiero que la gente sepa que es un problema común y puede afectar el desarrollo de los niños”, dijo Melough. “La deficiencia de vitamina D puede ocurrir incluso si sigue una dieta saludable. A veces está relacionado con nuestro estilo de vida, la pigmentación de la piel u otros factores fuera de nuestro control”.

BIBLIOGRAFIA:

 “Maternal Plasma 25-Hydroxyvitamin D during Gestation Is Positively Associated with Neurocognitive Development in Offspring at Age 4–6 Years” by Melissa M Melough, Laura E Murphy, J Carolyn Graff, Karen J Derefinko, Kaja Z LeWinn, Nicole R Bush, Daniel A Enquobahrie, Christine T Loftus, Mehmet Kocak, Sheela Sathyanarayana and Frances A Tylavsky, 2 November 2020, The Journal of Nutrition. DOI: 10.1093 / jn / nxaa309

Deja un comentario

Contacto
close slider

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies