A raíz de la muerte de una joven de 17 años tras usar un tampón, se ha creado alarma por su relación con el uso de tampones. Es conveniente tener información sobre el síndrome del shock tóxico, para saber en qué consiste, cuáles son sus síntomas y cómo puede prevenirse, ya que no sólo puede estar originado por el uso de tampones, sino que también puede ocurrir con infecciones cutáneas, quemaduras y después de una cirugía. Además, lo pueden sufrir tanto hombres como mujeres de cualquier edad.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DEL SHOCK TÓXICO?

El síndrome de shock tóxico es una infección muy grave pero poco frecuente (afecta a una de cada 100.000 personas); es una situación aguda y potencialmente mortal que se produce por una infección bacteriana.

Se trata de una emergencia médica. Por eso, es importante saber cómo prevenirla y a qué señales se debe estar atento, ya que con tratamiento inmediato, suele curarse.

¿CUÁLES SON LOS SIGNOS Y LOS SÍNTOMAS DEL SÍNDROME DE SHOCK TÓXICO?

El síndrome de shock tóxico empieza de manera repentina, acompañado de los siguientes signos y síntomas:

  • Fiebre elevada (temperatura de 38.8 °C)
  • Hipotensión (con sensación de desfallecimiento o desmayo)
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Erupción en la piel, similar a una quemadura por sol, en cualquier parte del cuerpo, incluidas las palmas de las manos y las plantas de los pies
  • Dolores musculares

También pueden aparecer:

  • Cansancio
  • Sed intensa
  • Vómitos
  • Debilidad
  • Confusión
  • Oliguria (orinar menos de lo habitual)

A veces aparece en la persona afectada un enrojecimiento inusual debajo de los párpados o dentro de la boca (en el caso de las mujeres también en la vagina).  Es posible que además tenga los ojos inyectados en sangre.

Además en caso de presentar alguna herida, como infecciones de la piel, heridas por quemaduras o por intervenciones quirúrgicas, la zona que rodea a la herida infectada puede inflamarse, enrojecerse y causar dolor.

CAUSAS DEL SÍNDROME DE SHOCK TÓXICO

El síndrome de shock tóxico se produce a raíz de una infección provocada generalmente por alguno de estos dos tipos de bacterias: el Staphylococcus aureus (o estafilococo) y el Streptococcus pyogenes (o estreptococo).

La mayoría de los casos se relacionan con los estafilococos. Cuando los estafilococos provocan el síndrome de shock tóxico, suele ser debido a que las bacterias ingresaron en zonas lesionadas de la piel, como cortes y raspaduras, heridas quirúrgicas o incluso las ampollas de la varicela.

Para empezar, no es una infección que afecte solo a mujeres. Es cierto que en ellas hay más riesgos, pero puede darse en hombres y niños al estar provocada por una bacteria de tipo estafilococo.

Originalmente, el síndrome de shock tóxico se relacionó con el uso de tampones súperabsorbentes. Las investigaciones llevaron a la creación de mejores tampones y mejores hábitos de uso, como cambiarlos con frecuencia. La cantidad de casos de síndrome de shock tóxico se redujo drásticamente. En la actualidad, aproximadamente la mitad de los casos de síndrome de shock tóxico están relacionados con la menstruación.

El síndrome de shock tóxico también afecta a personas con cualquier tipo de infección por estafilococos, entre las que se incluyen neumonías, abscesos, heridas infectadas, infecciones en la piel, septicemias y osteomielitis.

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

El lavado de manos frecuente y adecuado suele ayudar a prevenir el contagio de las bacterias que causan el síndrome de shock tóxico.

Limpiar y vendar todas las heridas de la piel en cuanto sea posible. Acudir al médico si una herida se enrojece, se inflama o duele, o si el paciente comienza a tener fiebre.

Durante la menstruación, se puede reducir el riesgo de padecer síndrome de shock tóxico con las siguientes recomendaciones:

  • Lavarse bien las manos antes y después de colocarse un tampón.
  • No usar tampones o alternarlos con toallas higiénicas.
  • Si optan por usar tampones, elegir aquellos con el menor nivel de absorción que les permita controlar el flujo menstrual.
  • Es aconsejable utilizar compresas en lugar de tampones al menos una vez al día durante la menstruación, idealmente durante la noche. Nunca se debe utilizar un tampón durante la noche si se duerme más de 8 horas.
  • Cambiar el tampón cada 4 u 8 horas, y nunca dejarlo más de 8 horas.
  • En los días con poco flujo, usar toallas higiénicas en lugar de tampones
  • No utilizar un tampón como método de protección antes de la llegada de la menstruación o para absorber flujo vaginal no-menstrual.

Entre los períodos menstruales, es necesario almacenar los tampones lejos de la humedad y el calor, donde pueden crecer bacterias (por ejemplo, en una habitación en lugar del armario del baño).

Si una mujer ha tenido síndrome de shock tóxico no debe usar tampones.

Los síntomas del síndrome de shock tóxico aparecen de forma repentina. Se debe acudir al médico de inmediato si repentinamente aparece fiebre alta, desmayo o tiene otros síntomas de síndrome de shock tóxico.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies