¿Los tintes pueden causar cáncer de mama? - ematrona: conectamos matronas
¿Por qué existe la preocupación de que los tintes para el cabello puedan causar cáncer de mama?

Muchas personas usan tintes para el cabello. Se calcula que más de un tercio de las mujeres mayores de 18 años de edad y alrededor de 10 % de los hombres mayores de 40 años usan algún tipo de tinte para el cabello.

Los tintes modernos para el cabello se clasifican como permanentes (u oxidativos) , semipermanentes y temporales. Los tintes permanentes representan aproximadamente el 80 % de los productos que se comercializan actualmente. Consisten en «intermedios» de tinte incoloros (sustancias químicas llamadas aminas aromáticas) y «acopladores» de tinte. En presencia del peróxido de hidrógeno, los intermedios y los acopladores reaccionan unos con otros para formar moléculas pigmentadas. Los colores más oscuros se forman usando concentraciones más altas de compuestos intermedios. Los tintes semipermanentes y los temporales son no oxidativos e incluyen compuestos de color que tiñen el cabello directamente.

Se cree que en su interior poseen componentes tóxicos y cancerígenos.

Debido a la gran cantidad de personas que usan tintes para el cabello, los científicos han tratado de determinar si la exposición a sustancias químicas en los productos para la coloración del cabello está asociada con un riesgo mayor de cáncer.

En los tintes para teñir el cabello se usan más de 5000 sustancias químicas diferentes, algunas de las cuales se han descrito como cancerígenas en animales. Las primeras fórmulas de tintes para teñir el cabello contenían sustancias químicas, como aminas aromáticas, que se comprobó que causan cáncer en animales.

Sin embargo, desde mediados hasta finales de los años setenta, los fabricantes cambiaron los componentes de los tintes con el fin de eliminar algunas de estas sustancias químicas. Se desconoce si algunas de las sustancias químicas que todavía se usan en los tintes para el cabello pueden causar cáncer. Dado el uso generalizado de los tintes, incluso un pequeño aumento en el riesgo puede tener un impacto considerable en la salud pública.

Si bien algunos estudios han relacionado el uso personal de tintes para el cabello con un aumento en el riesgo de determinados tipos de cáncer de la sangre y de médula ósea, tales como el linfoma no Hodgkin y la leucemia, otros estudios no han demostrado dicha relación.

Algunos estudios de cáncer de mama y de vejiga también han tenido resultados contradictorios. Se han publicado relativamente pocos estudios sobre la asociación entre el uso de tintes para teñir el cabello y el riesgo de otros tipos de cáncer. A partir de su revisión de los indicios científicos, el Grupo de Trabajo de la IARC ( International Agency for Research on Cancer) concluyó que el uso personal de tintes para el cabello «no se puede clasificar en cuanto a su acción cancerígena en los seres humanos».

Los investigadores que revisaron datos de 14 estudios sobre el cáncer de mama femenino y el uso de tintes para el cabello, publicados entre 1977 y 2002, determinaron que quienes usaban tintes para el cabello no tenían un riesgo mayor de padecer cáncer de mama en comparación con quienes no los utilizaban.

Pero… ¿Los tintes y alisadores para el cabello pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama?

Sin embargo, científicos de los Institutos Nacionales de Salud han publicado un nuevo estudio que sugiere que las mujeres que usan tintes permanentes para el cabello y planchas químicas (alisadores químicos) tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama que las mujeres que no usan estos productos.

El estudio, publicado en el International Journal of Cancer, sugiere que el riesgo de cáncer de mama aumentó con el uso más frecuente de estos productos químicos para el cabello: “Los científicos han estudiado el posible vínculo entre los tintes para el cabello y el cáncer durante mucho tiempo, pero los resultados fueron inconsistentes. En nuestro estudio, vemos un mayor riesgo de cáncer de mama asociado con el uso de tintes para el cabello, y el efecto es más fuerte en las mujeres afroamericanas, particularmente en aquellas que son usuarias frecuentes”, explicó Alexandra White, autora del estudio y directora del Grupo de Epidemiología del Medio Ambiente y Cáncer del NIEHS (National Institute of Environmental Health Sciences).

Utilizando datos de más de cuarenta mil mujeres en un estudio prospectivo llamado  “el Estudio de Hermanas”, los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS), descubrieron que las mujeres que usaban regularmente tinte permanente en el año anterior a la inscripción en el estudio tenían un 9% más de probabilidades que las mujeres que no usaron tinte para el cabello para desarrollar cáncer de mama. Entre las mujeres afroamericanas, el uso de tintes permanentes cada cinco u ocho semanas o más se asoció con un riesgo 60% mayor de cáncer de mama en comparación con un riesgo 8% mayor para las mujeres blancas.

Las participantes del “Estudio de Hermanas” (46.709 mujeres de entre 35 y 74 años), se inscribieron entre 2003 y 2009, y tenían una hermana con cáncer de mama, pero ellas mismas no tenían cáncer de mama. Los cuestionarios de inscripción incluyeron el uso de productos para el cabello durante los últimos 12 meses. Durante el seguimiento (media = 8,3 años), se identificaron 2.794 cánceres de mama. El cincuenta y cinco por ciento de los participantes informaron haber usado un tinte permanente en la inscripción.

Un hallazgo interesante del estudio fue la asociación entre el uso de alisadores químicos para el cabello y el cáncer de mama. La Dra. White y sus colegas descubrieron que las mujeres que usaban alisadores para el cabello al menos cada cinco u ocho semanas tenían aproximadamente un 30% más de probabilidades de desarrollar cáncer de mama. Si bien la asociación entre el uso de alisadores y el cáncer de mama fue similar en las mujeres afroamericanas y blancas, el uso de alisadores fue mucho más común entre las mujeres afroamericanas.

Dale Sandler, jefa de Epidemiología del NIEHS y coautora de la investigación, advirtió que si bien existe alguna evidencia previa que respalde la asociación con los alisadores químicos, estos resultados deberán replicarse en otros estudios. Cuando se le preguntó si las mujeres deberían dejar de teñirse o alisarse el cabello, Sandler dijo: «Estamos expuestas a muchas cosas que podrían contribuir a aumentar el riesgo de cáncer de mama, y es poco probable que un factor único explique el riesgo de una mujer. Si bien es demasiado pronto para hacerlo».

Estos resultados sugieren que los productos químicos en los productos para el cabello pueden desempeñar un papel en la carcinogénesis mamaria. Así pues es necesario hacer una recomendación firme: evitar estas sustancias químicas podría suponer algo más que las mujeres pueden hacer para reducir el riesgo de cáncer de mama.

Bibliografia: Eberle CE, Sandler DP, Taylor KW, White AJ. 2019. Hair dye and chemical straightener use and breast cancer risk in a large U.S. population of black and white women. Int J Cancer; doi: 10.1002/ijc.32738 [Online 4 December 2019].