Embarazo y ejercicio físico: cultura popular versus evidencia - ematrona: conectamos matronas

Al igual que sucede con otras cuestiones referentes al embarazo, las recomendaciones sobre el cuidado de la mujer gestante siguen siendo muy dispares.

Ello se debe, quizá en parte, a que son realizadas por personas que, o bien no son profesionales, o bien no basan sus afirmaciones en el conocimiento científico, sino en la cultura popular imperante aun hoy día en nuestra sociedad, tanto en éste como en otros temas.

Sorprende encontrar recomendaciones como la limitación genérica de ejercicio durante la gestación, la ingesta de determinados alimentos o la realización de determinadas acciones supuestamente beneficiosas para madre o bebé. Estas recomendaciones no vienen respaldadas por la evidencia sino por el “prestigio y experiencia” profesional, o, dicho de otra manera, de lo que nos vienen diciendo “de toda la vida”.

Una buena muestra de ello la vemos a diario las matronas, cuando acompañamos y asesoramos a las mujeres embarazadas, y nos vemos obligadas a seguir luchando contra las ideas y consejos instalados en el “inconsciente colectivo”, que nos sigue mostrando una extensa retahíla de indicaciones tales como:

  • “comer por dos” o “algo tendrás que comer” (aunque después lo vomites)
  • “haz vida tranquila” (asociado al “sillón ball”)
  • “no cojas peso” (a una gestante con un hijo de tres años)
  • “no hagas esfuerzos” (embarazada con jornada interminable de 8 horas laborales)

Y alguna más por el estilo…

Con referencia al ejercicio físico ya hemos publicado anteriormente en la plataforma ematrona algún artículo al respecto sobre su influencia y repercusión, tanto sobre la propia embarazada como sobre su bebé, que podéis ver en Correr en el embarazo es seguro ,Actividad física en el embarazo y su repercusión en el recién nacidoRelación entre el aumento de peso en el embarazo y el peso del bebé

Por si aún queda alguna duda, seguimos aportando respaldo a la recomendación de la realización de ejercicio durante el embarazo, con un nuevo estudio que revela que realizar ejercicio durante el embarazo puede proteger a los hijos de la obesidad en un futuro.

Jun Seok Son, estudiante de doctorado de la Universidad Estatal de Washington, ha presentado una investigación, realizada con ratones, en la que ha encontrado que las crías nacidas de ratones que hacían ejercicio durante el embarazo tenían menos probabilidades de aumentar de peso, incluso después de consumir una dieta alta en grasas posteriormente en la vida.

 

EJERCICIO FÍSICO Y EMBARAZO: BUENO PARA LA MAMÁ Y BUENO PARA EL BEBÉ

Aunque estudios anteriores han demostrado que el ejercicio de las hembras obesas beneficia a su descendencia; esta es la primera investigación que demuestra que lo mismo ocurre cuando las hembras no obesas hacen ejercicio.

«En base a nuestros hallazgos, recomendamos que las mujeres, sean obesas o tengan diabetes, hagan ejercicio regularmente durante el embarazo porque beneficia la salud metabólica de sus hijos «, dijo Son.

Los investigadores de este estudio examinaron la descendencia de ratones que realizaron 60 minutos de ejercicio de intensidad moderada todas las mañanas durante el embarazo. Los descendientes nacidos de ratones que no hicieron ejercicio se utilizaron como grupo de control .

Una vez realizado el destete, la descendencia de los ratones que hicieron ejercicio mostró niveles elevados de proteínas asociadas con el tejido adiposo marrón en comparación con el grupo control. Este tipo de tejido convierte la grasa y el azúcar en calor.

Los investigadores también observaron temperaturas corporales más altas en el grupo de ejercicio, lo que indica que su tejido adiposo marrón era más eficiente, o tenía una función termogénica más alta, lo que ha demostrado prevenir la obesidad y los problemas metabólicos.

Después del destete, la descendencia siguió una dieta alta en grasas durante ocho semanas. Los ratones en el grupo de ejercicio no solo ganaron menos peso con la dieta alta en grasas, sino que también mostraron menos síntomas de enfermedades metabólicas como la diabetes y la enfermedad del hígado graso .

«Nuestros datos sugieren que la falta de ejercicio en mujeres sanas durante el embarazo puede predisponer a sus hijos a la obesidad y las enfermedades metabólicas asociadas, parcialmente a través de una función termogénica deficiente», dijo Son.

Aunque ya lo hacemos, este tipo de estudios nos reafirma a las matronas en lo que recomendamos a las mujeres embarazadas, sean obesas o no, tengan diabetes o no, de que hagan ejercicio regularmente durante el embarazo porque beneficia la salud de sus hijos.

 

Bibliografía:

“Maternal exercise enhances brown adipose tissue development and thermogenesis in offspring mice challenged with high fat diet”. Resumen disponible en: Experimental biology https://plan.core-apps.com/eb2019/abstract/c2294efb-ba65-4963-bed0-a2e13b4e37f9