Cafeína en el embarazo: ¿Cómo influye en mi bebé? - ematrona: conectamos matronas

Nos levantamos cada día y casi sin terminar de abrir los ojos nos dirigimos a ponernos un “cafecito” para despabilarnos. Este comportamiento casi automatizado se repite en todo el mundo: la cafeína es el estimulante del sistema nervioso central más consumido en el planeta.

La cafeína se produce naturalmente o se agrega a alimentos y bebidas, con el café y el té como las fuentes de consumo más comunes y principales, pero también en bebidas con cafeína o energéticas, chocolate, leche con chocolate y algunos tipos de dulces.

El efecto de la cafeína es casi inmediato: después de la ingestión, la cafeína se absorbe fácilmente y pasa al torrente sanguíneo, desde donde se distribuye a los tejidos y se metaboliza a través del hígado.

Esta costumbre casi automatizada del café al levantarnos se sigue manteniendo durante el embarazo, a pesar de las recomendaciones sobre nutrición y cuidados que se dan a las embarazadas sobre la limitación de ciertos alimentos y bebidas, como la carne cruda y el alcohol, o los efectos demostrados de la cafeína sobre las tasas de aborto y la restricción del crecimiento fetal.

Los efectos negativos del consumo de cafeína durante el embarazo sobre el crecimiento fetal han sido bien documentados en estudios epidemiológicos. Durante el embarazo, la eliminación de la cafeína se prolonga (puede permanecer hasta el triple de tiempo de lo que es corriente en los adultos) y pasa rápidamente a todas las membranas biológicas, incluidas las barreras hematoencefálicas y placentarias, lo que provoca la exposición del feto.

El nivel máximo de ingesta de cafeína para mujeres embarazadas ha sido estipulado por distintas organizaciones y autoridades sanitarias, la mayoría de las cuales acuerdan que no debe exceder los 200 mg / día.

Como ejemplo podemos usar las siguientes referencias, que expresan la cantidad de cafeína en mg. por cada 100 ml de la bebida: (una lata de refresco contiene 300 ml)

Taza de café exprés: 72,22 mg

Taza de café filtrado (soluble o normal) : 66,67   mg

Vaso coca cola de grifo: 43,54 mg

Lata de Coca cola Light: 36,64 mg

Lata de Pepsi Light: 34,23 mg

Red Bull: (4,6g taurina) 34,10 mg

Lata de Pepsi: 31,83 mg

Lata de coca cola Zero: 27,93 mg

Lata de coca cola normal: 27,93 mg

Taza de té negro: 22,22 mg

Taza de café descafeinado: 1,11 mg

Los efectos negativos del consumo de cafeína durante el embarazo sobre el crecimiento fetal han sido bien documentados en estudios epidemiológicos, incluido el estudio noruego de cohorte maternoinfantil (MoBa). En un metaanálisis reciente, el nivel más alto, en comparación con el más bajo, de ingesta materna de cafeína se asoció con 38 % mayor riesgo de bajo peso al nacer (<2.5 kg)

Pero a la luz de una nueva evidencia, estos efectos se prolongan más allá del nacimiento; un nuevo estudio presentado investiga la asociación entre la ingesta de cafeína materna en el embarazo y el crecimiento infantil.

El estudio realizado con más de 50.000 madres, fue llevado a cabo por investigadores de la Academia Sahlgrenska en Suecia en colaboración con el Instituto Noruego de Salud Pública y registró el peso de los niños hasta la edad de ocho años.

Descubrió que las mujeres embarazadas que consumían más de 200 mg al día de cafeína tenían más probabilidades de tener hijos con sobrepeso en edad preescolar y escolar. Las mujeres que consumían entre 50 mg y 199 mg de cafeína por día en el embarazo tenían un 15 por ciento más de probabilidades de tener un hijo con un aumento de peso excesivo cuando tenían un año.

“La alta ingesta de cafeína materna durante el embarazo se relacionó con un aumento de peso excesivo durante la infancia y la obesidad más tarde en la infancia”, declaró la Dra. Eleni Papadopoulou, autora principal del estudio, del Instituto Noruego de Salud Pública.

Este estudio supone una de las encuestas de salud más grandes del mundo para mujeres embarazadas. Los resultados respaldan las recomendaciones actuales para limitar el consumo de cafeína durante el embarazo a menos de 200 mg de cafeína por día.

La cafeína es una sustancia sobre la que se puede elegir reducir el consumo o abstenerse por completo durante el embarazo. En los países nórdicos, el café es la fuente principal, mientras que en otros países, como en Inglaterra, la mayor cantidad de cafeína se consume por el té negro.

Sin embargo, al analizar los grupos por edades, las mujeres embarazadas más jóvenes consumen cafeína proveniente de refrescos y de las bebidas energéticas. En la relación expuesta anteriormente observamos que, aunque la concentración de cafeína de una lata de refresco es ligeramente menor que la de una taza de café, el volumen de un refresco puede triplicar al de un café.

Sobre el modo en cómo actúa la cafeína para producir estos efectos poco se sabe; se piensa que pudiera ser que la cafeína afecte el desarrollo del eje hipotálamo-hipofisario en el cerebro, que es el encargado de regular muchas de las hormonas responsables del crecimiento y desarrollo en la infancia, derivando en un menor crecimiento en el útero y un mayor crecimiento después del nacimiento.

El estudio no refleja la influencia del consumo de cafeína durante la lactancia materna, que se sabe que afecta las tasas de crecimiento durante la infancia.

Esta nueva evidencia nos ofrece nuevos argumentos para respaldar las recomendaciones actuales de limitar la ingesta de cafeína durante el embarazo a menos de 200 mg de cafeína por día (el equivalente a 2-3 tazas de café) aunque el estudio también demuestra asociaciones con la ingesta de cafeína por debajo de 200 mg.

La creciente evidencia que indica que evitar por completo la cafeína durante el embarazo podría ser lo aconsejable. La idea debería ser tomar tan poca cafeína como fuera posible:

“Haz lo mejor que puedas, y si no puedes, al menos no superes los 200 miligramos”

Bibliografía:

Papadopoulou E, Botton J, Brantsæter A, et al. Maternal caffeine intake during pregnancy and childhood growth and overweight: results from a large Norwegian prospective observational cohort study. BMJ Open 2018;8:e018895. doi: 10.1136/bmjopen-2017-018895 . http://bmjopen.bmj.com/content/8/3/e018895

International Cofee Organization. http://www.ico.org/ES/caffeine_c.asp