Los estrógenos reducen el riesgo de diabetes tipo 2 en la menopausia - ematrona: conectamos matronas

Antes de la menopausia las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de desarrollar diabetes tipo 2. Sin embargo, después de la menopausia se invierte esta tendencia, y últimamente se está viendo un auge importante en la aparición de esta enfermedad en mujeres postmenopáusicas.

No se entendía claramente hasta ahora qué función podían desarrollar las hormonas sexuales femeninas, y especialmente los estrógenos, como protectoras ante esta enfermedad.

Un estudio reciente, realizado por investigadores de Ginebra revela cómo los estrógenos protegen contra la enfermedad al influir en la producción de hormonas clave en la regulación del azúcar en la sangre.

El estudio, liderado por Sandra Handgraaf, investigadora de la Facultad de Medicina de Ginebra, se centra en comprender el efecto de los estrógenos en las células productoras de insulina pancreáticas.

El objetivo del estudio fue evaluar el efecto de los estrógenos sobre el metabolismo de dos hormonas implicadas en la regulación de la glucosa: el glucagón y el “péptido similar al glucagón tipo 1” (GLP1), que induce la producción y liberación de insulina por las células de los islotes pancreáticos. Y para ello, los autores recurrieron a un modelo animal (ratones hembra) al que administraron estrógenos tras superar la menopausia.

El estudio concluye con que los estrógenos, además de su papel fundamental en el desarrollo sexual y la reproducción, evitan la aparición de obesidad visceral, resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa en las mujeres.

Los resultados se apoyan en la reducción de la incidencia de diabetes tipo 2 en mujeres posmenopáusicas que recibieron terapia de reemplazo hormonal. Además, los datos experimentales indican que la interrupción de la secrección de estrógenos da como resultado un fenotipo obeso y dismetabólico, inducido por un menor gasto de energía y una mayor ingesta de alimentos.

Los estrógenos también ejercen acciones específicas sobre el páncreas y, en particular, sobre la biosíntesis y la secreción de insulina.

La THS en la menopausia sigue teniendo, aún a día de hoy, muy “mala prensa”, fundamentalmente por los riesgos cardiovasculares asociados a su empleo. Sin embargo, como apunta Jacques Philippe, director de la investigación, “es importante recordar que cuanto se toma la THS al principio de la menopausia y el tratamiento se mantiene durante solo unos pocos años, no se asocia a un riesgo de episodios cardiovasculares. El problema se presenta cuando esta THS se toma durante más de 10 años tras la menopausia. Lo que, efectivamente, se asocia a un mayor riesgo cardiovascular”

 

Bibliografía:

Handgraaf, S., Dusaulcy, R., Visentin, F., Philippe, J. and Gosmain, Y. (2018). 17-β Estradiol regulates proglucagon-derived peptide secretion in mouse and human α- and L cells. JCI Insight, 3(7). https://insight.jci.org/articles/view/98569