Correr durante el embarazo: ¿es seguro? - ematrona: conectamos matronas

Alrededor de un tercio de las mujeres embarazadas no están seguras de que correr durante el embarazo sea seguro para ellas o para su bebé, según una encuesta de la organización benéfica Tommy’s.

“Durante el embarazo vida tranquila”. “No hacer sobreesfuerzos”. “Abandonar o limitar el ejercicio físico”. “Hacer reposo para que el bebé crezca adecuadamente”. Estas son algunas de las recomendaciones más utilizadas con las embarazadas desde todos los sectores, ya sean profesionales o no profesionales, relacionados o no con el mundo del embarazo o, lo que es más común últimamente, preguntándole al “Doctor Google” e informándose en los foros de opinión.

El desconocimiento, la desinformación o la ignorancia, no impiden convertir a cualquiera en experto y opinar y dar “consejos” a las mujeres durante su embarazo.

Se pueden encontrar afirmaciones como esta: “Debido al impacto que genera la propia actividad de correr, puede haber problemas de sangrados vaginales o contracciones tempranas, por eso se desaconseja totalmente la práctica del running”

O como esta: “Es muy importante consultar con el ginecólogo la conveniencia de seguir practicando running durante el embarazo. Además existen muchas para mantenerse en forma y sin riesgos durante el embarazo”

Sin ninguna evidencia que lo aporte pues, nos curamos en salud, estableciendo unas pautas que recomiendan 30 minutos de “ejercicio moderado” para la mayoría de las mujeres embarazadas, siempre jugando con el miedo de que pueda ocurrir algo negativo con el bebé.

 

Pero, ¿es seguro para la madre y para el bebé si una mujer corre durante el embarazo?

Ahora podemos realizar la siguiente afirmación: “El bienestar de los bebés no se ve afectado independientemente de cuánto corrieron sus madres o si lo hicieron a lo largo de los tres trimestres del embarazo”.

El estudio ha sido publicado en la revista BMJ Open Sport & Exercise Medicine. El autor principal, el profesor Andrew Shennan, del King’s College de Londres, dijo: “Las mujeres pueden continuar el ejercicio habitual durante el embarazo, y las alentamos a realizarlo para garantizar un resultado saludable tanto para ella como para su bebé”.

Un estudio previo sugería que la carrera de alta intensidad afectaba a la longitud del cuello uterino y, por lo tanto, el bienestar del feto, al provocar partos prematuros. Sin embargo, los científicos de la investigación actual sostienen que este ensayo evaluó a solo seis atletas embarazadas, y no a embarazadas que hicieran running de forma habitual.

Este nuevo estudio muestra que, en la mayoría de los casos, es seguro tanto para la madre como para el bebé si una mujer que corre regularmente continúa haciéndolo durante su embarazo.

 

¿Cómo se llevó a cabo la investigación?

Cerca de 1.300 mujeres fueron reclutadas Para este estudio en Parkrun. El Parkrun (http://www.parkrun.com/) es una carrera de 5 km. gratuita que empieza a las 9 de la mañana todos los sábados en más de 500 parques de Reino Unido y otros 750 parques de todo el mundo. Es una forma de incentivar a la gente a salir a correr, respirar aire fresco y conocer a otra gente. Desde el principio ha crecido como un proyecto comunitario que les ofrece a los corredores la oportunidad de correr gratis al competitivo a competir, y los novatos a empezar.

Las mujeres fueron clasificadas de acuerdo a si continuaron corriendo durante el embarazo o no. Se recopiló información sobre cuántas semanas de embarazo había corrido una mujer y cuántos kilómetros recorría cada semana.

Mujeres de todo el mundo respondieron al boletín de Parkrun, haciendo que el estudio sea realmente global. Los detalles de los embarazos anteriores se cotejaron, incluida la gestación del parto, el peso al nacer y las complicaciones del embarazo. Estos se relacionaron con el tamaño esperado del bebé al tener en cuenta la etnia, la estatura, el peso y el sexo de la madre, lo que permite una evaluación precisa del impacto en el embarazo.

Los resultados encontraron que no hubo efectos nocivos relacionados con la intensidad o la frecuencia con que se corría durante el embarazo y que continuar en el tercer trimestre fue seguro. Una mujer corrió un maratón el día antes de dar a luz a término, mientras que otras corrieron medias maratones regulares durante el embarazo. Incluso las mujeres embarazadas con trillizos disfrutaron de Parkrun con regularidad.

Si el mayor estudio internacional jamás realizado con corredoras embarazadas no ha encontrado evidencia de los efectos negativos de correr sobre el bebé, y estás acostumbrada a hacerlo, ¿por qué parar?

Bibliografía:

Kuhrt, K., Harmon, M., Hezelgrave, N., Seed, P. and Shennan, A. (2018). Is recreational running associated with earlier delivery and lower birth weight in women who continue to run during pregnancy? An international retrospective cohort study of running habits of 1293 female runners during pregnancy. BMJ Open Sport & Exercise Medicine, 4(1), p.e000296. http://bmjopensem.bmj.com/content/bmjosem/4/1/e000296.full.pdf