Alternativa no hormonal para los sofocos de la menopausia - ematrona: conectamos matronas

Los sofocos son síntomas comunes e incómodos de la menopausia. El tratamiento con terapia de reemplazo hormonal (TRH) ayuda a algunas mujeres, pero la TRH tiene efectos secundarios y aumenta levemente el riesgo de cáncer de seno. Un tratamiento no hormonal podría conducir a un gran cambio en la forma en que se tratan los síntomas de la menopausia y puede ser más aceptable como una opción de tratamiento para muchas mujeres.

Un nuevo medicamento, aún en fase experimental, ha demostrado reducir los sofocos en mujeres menopáusicas en solo tres días en casi tres cuartas partes del ensayo realizado.

La investigación, financiada por el Medical Research Council (MRC) y el National Institute for Health Research (NIHR), es un nuevo análisis en profundidad de los datos recopilados de un ensayo clínico publicado inicialmente el año pasado.

Se examinaron los efectos del compuesto MLE4901 después de 4 semanas de tratamiento, comprobando que el fármaco redujo a la mitad el número de sofocos, en comparación con el placebo, después de 3 días. También redujo la severidad de los bochornos y pareció mejorar el sueño de las mujeres, posiblemente al reducir los sofocos nocturnos.

El estudio, realizado con 37 mujeres, consiste en un ensayo cruzado aleatorizado, controlado con placebo y a doble ciego. Mostró que los efectos del nuevo medicamento consisten en un bloqueo de los mensajeros químicos en el cerebro asociados con los bochornos, concretamente un neuropéptido llamado NHB. Curiosamente fue desarrollado inicialmente como un posible tratamiento para la esquizofrenia.

EFECTOS INMEDIATOS

Los efectos comenzaron poco después de que las mujeres comenzaron a tomarlo, y los resultados concluyen que las mujeres que tomaron MLE4901 tuvieron una reducción mayor en los sofocos que las mujeres que tomaron placebo. El 3º día de tratamiento, las mujeres que tomaron MLE4901 informaron de una reducción del 75% en el número de bochornos durante el día, en comparación con una reducción del 25% en las mujeres que tomaron placebo, una diferencia de 50 puntos porcentuales.

La diferencia en el número de bochornos entre MLE4901 y placebo se mantuvo bastante constante durante el período de tratamiento de 4 semanas, aumentando a 53 puntos porcentuales de diferencia en la semana 4.

La gravedad y la angustia de los sofocos también disminuyeron, en una cantidad menor. La gravedad se redujo en 37 puntos porcentuales más en el grupo MLE4901 que en el grupo placebo en la semana 4.

La dificultad para dormir se vio reducida en 56 puntos porcentuales en comparación con el placebo en la semana 4, en un cuestionario sobre la menopausia (MENQOL). La mejora en la dificultad para dormir no fue significativamente diferente del placebo en el día 3.

ESTUDIO PRELIMINAR

Este estudio representa un nuevo enfoque para tratar los síntomas de sofocos y falta de sueño en la menopausia y sería muy bien recibido por muchas mujeres que no pueden tomar TRH. Sin embargo, el estudio tiene limitaciones.

Es importante tener en cuenta que este es un ensayo en fase inicial con muy pocas mujeres participantes. Este tipo de estudios están diseñados para evaluar el efecto de un medicamento y se cree que son la forma más efectiva de evaluar una intervención.

Debido a que el medicamento está en las primeras etapas de desarrollo, fue diseñado como un estudio de prueba de concepto, lo que significa que puede ser más pequeño que los estudios necesarios para proporcionar evidencia para solicitar la licencia de un medicamento. Los estudios de este tamaño no pueden evaluar adecuadamente los efectos secundarios de los medicamentos.

Necesitamos ver estudios mucho mayores y a más largo plazo para asegurarnos de que el nuevo medicamento sea seguro y efectivo.

Es probable que pasen varios años antes de que veamos resultados de estudios a gran escala que nos digan si este medicamento cumplirá con las expectativas.

Bibliografía

Prague, J., Roberts, R., Comninos, A., Clarke, S., Jayasena, C., Mohideen, P., Lin, V., Stern, T., Panay, N., Hunter, M., Webber, L. and Dhillo, W. (2018). Neurokinin 3 receptor antagonism rapidly improves vasomotor symptoms with sustained duration of action. Menopause, p.1. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29533369