¿Cómo afecta al bebé la contaminación durante el embarazo? - ematrona: conectamos matronas

La exposición a la contaminación ambiental durante el embarazo parece estar relacionada con alteraciones en el desarrollo neurológico de los bebés que pueden afectar a la capacidad cognitiva en el futuro.

Esta es la conclusión a la que llega un estudio elaborado por el Instituto de Salud Global de Barcelona y el centro hospitalario Erasmus Medical Center de Róterdam (Holanda).

Los autores evaluaron si la exposición a la contaminación atmosférica durante la vida fetal altera la morfología cerebral y si estas alteraciones median la asociación entre la exposición a la contaminación atmosférica durante la vida fetal y la función cognitiva en niños en edad escolar.

Los investigadores determinaron los niveles de contaminación atmosférica durante el tiempo de vida fetal (embarazo) de 783 niños y niñas de Holanda. En los datos recogidos se incluyeron niveles de dióxido de nitrógeno y de partículas gruesas y finas. Para medir los resultados se realizaron resonancias magnéticas a los niños cuando estos tuvieron entre 6 y 10 años.

Los resultados muestran que los niños expuestos a mayores niveles de partículas finas durante la vida fetal tenían una corteza más delgada en varias regiones cerebrales de ambos hemisferios.

Pero lo que más llama la atención del estudio es que niveles de polución considerados como seguros también se asociaron con alteraciones cerebrales. La relación entre exposición a partículas finas, alteraciones estructurales del cerebro y control inhibidor se observó a pesar de que los niveles residenciales de partículas finas no excedieron los límites establecidos por la Unión Europea.

La UE, cataloga como niveles seguros de contaminación un máximo de 25 microgramos por metro cúbico de partículas finas. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo reduce hasta 10. En esta investigación, han visto que casi todos los niños tienen niveles por encima de 10. Por lo que, los niveles de la OMS serían más óptimos.

Como consecuencia de este análisis, “no podemos garantizar que los niveles actuales de contaminación sean seguros”, afirma Mònica Guxens, coordinadora del estudio e investigadora del ISGlobal y del Erasmus University Medical Center. “Barcelona registra unos niveles más altos de contaminación que Holanda, por lo que es probable que los resultados pudieran ser extrapolables”.

El cerebro del feto es particularmente vulnerable, ya que aún no ha desarrollado los mecanismos para protegerse de las toxinas ambientales o eliminarlas. Tal deterioro cognitivo en edades tempranas podría tener consecuencias significativas a largo plazo.

Aunque las consecuencias clínicas de estos hallazgos a nivel individual no se pueden cuantificar, otros estudios existentes hacen pensar que los retrasos cognitivos a edades tempranas podrían tener consecuencias considerables a largo plazo, incluyendo un mayor riesgo de trastornos mentales y un menor rendimiento académico.

Respirar aire en mal estado es nocivo para la salud de los pequeños, y también para los adultos. La contaminación del aire causa una de cada nueve muertes en todo el mundo. Hay estudios que respaldan estas afirmaciones en el sentido opuesto: vivir en espacios verdes es beneficioso para el cerebro de niños y niñas. Por ejemplo un reciente estudio muestra que “los niños y niñas que se han criado en hogares rodeados de más espacios verdes tienden a presentar mayores volúmenes de materia blanca y gris en ciertas áreas de su cerebro. Esas diferencias anatómicas están a su vez asociadas con efectos beneficiosos sobre la función cognitiva”.

Payam Dadvand, autor principal de este estudio, asegura: “ Nuestros hallazgos sugieren que la exposición a espacios verdes de manera temprana en la vida podría conseguir cambios estructurales beneficiosos en el cerebro”.

Bibliografía:

Guxens, M., Lubczyńska, M., Muetzel, R., Dalmau-Bueno, A., Jaddoe, V., Hoek, G., van der Lugt, A., Verhulst, F., White, T., Brunekreef, B., Tiemeier, H. and El Marroun, H. (2018). Air pollution exposure during fetal life, brain morphology, and cognitive function in school-age children. Biological Psychiatryhttps://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0006322318300647

Dadvand, P., Pujol, J., Macià, D., Martínez-Vilavella, G., Blanco-Hinojo, L., Mortamais, M., Alvarez-Pedrerol, M., Fenoll, R., Esnaola, M., Dalmau-Bueno, A., López-Vicente, M., Basagaña, X., Jerrett, M., Nieuwenhuijsen, M. and Sunyer, J. (2018). The Association between Lifelong Greenspace Exposure and 3-Dimensional Brain Magnetic Resonance Imaging in Barcelona Schoolchildren. Environmental Health Perspectives, 126(02). https://ehp.niehs.nih.gov/ehp1876/