El embarazo provoca cambios en el cerebro humano - ematrona: conectamos matronas

El embarazo constituye un evento sobresaliente en la vida de una mujer. Durante el embarazo, hay oleadas inigualables de hormonas sexuales (esteroides) que incluyen, por ejemplo, un aumento en la progesterona de 10-15 veces con respecto a los niveles de la fase lútea, y una inundación de estrógenos que excede la exposición al estrógeno de toda la vida de una mujer que no ha estado embarazada.

La mayoría de las mujeres se someten al embarazo al menos una vez en la vida. Tanto las oleadas de hormonas como las adaptaciones biológicas producidas por la gestación provocan cambios en todos los ámbitos. Aunque poco se sabe de cómo este proceso afecta el cerebro humano. Los efectos del embarazo en el cerebro humano son virtualmente desconocidos.

Un grupo de científicos de la Universidad de Leiden y Barcelona ha realizado recientemente un interesante estudio que revela que la arquitectura de los cerebros de las mujeres, cambia notablemente durante sus primeros embarazos y que estas modificaciones se prolongan al menos por 2 años.

En el estudio prospectivo (pre-parto y post-parto) participaron madres primerizas y padres, y grupos de control de mujeres nulíparas. Para examinar los efectos del embarazo en la estructura del cerebro humano, se realizaron escáneres cerebrales que mostraron neuroimágenes de alta resolución anatómica.

Los escáneres cerebrales previos a la concepción se obtuvieron a partir de mujeres que deseaban ser madres por primera vez. También se escanearon los cerebros de 19 padres en los mismos intervalos, así como 17 hombres y 20 mujeres sin hijos. Luego, se utilizaron análisis computarizados para medir los cambios en el volumen de la materia gris.

Si los embarazos tuvieron éxito, nuevamente se realizaron escáneres cerebrales después de la finalización. E incluso dos años después se volvieron a realizar escáneres a aquellas mujeres que no se habían vuelto a quedar embarazadas.

Los resultados indican que el embarazo se asocia con cambios pronunciados en la estructura del cerebro de la mujer. Más específicamente, se encontró que las mujeres primíparas experimentaban un patrón simétrico de grandes reducciones de volumen de materia gris (MG) a lo largo del embarazo, cosa que no ocurría con los otros grupos.

Las reducciones de volumen observadas no se distribuían aleatoriamente a través del cerebro, sino que se localizaban principalmente en determinadas áreas de la corteza cerebral, concretamente en aquellas que desempeñan un papel clave en los procesos sociales, como son las áreas relacionadas con el procesamiento y generación de respuestas. El hipocampo, una región asociada con la memoria, también perdió volumen.

Dos años después las madres que no habían vuelto a quedarse embarazadas volvieron a hacerse una resonancia magnética. Los escáneres mostraron que la pérdida de materia gris se mantuvo, excepto en el hipocampo, donde la mayoría del volumen había sido restaurado.

Los cambios producidos fueron tan evidentes que se pudo crear un algoritmo informático que podía predecir con un 100% de precisión si una mujer había estado embarazada, basándose en una exploración mediante resonancia magnética.

Son pocos los estudios que han investigado los efectos del embarazo en las medidas de cognición social, pero hay indicios preliminares de un procesamiento más fácil de la información social en las mujeres embarazadas, que incluyen un aumento de la emoción y el reconocimiento facial.

Con estos resultados se puede teorizar si el embarazo provoca una maduración o especialización adicional de la red neuronal de la mujer que le permite reconocer más fácilmente las necesidades de su bebé y responder a ellas o detectar situaciones amenazantes en su entorno.

Este estudio proporciona la primera evidencia de que el embarazo confiere cambios duraderos en el cerebro de una mujer.

Bibliografia:

Pregnancy leads to long-lasting changes in human brain structure Elseline Hoekzema1–3,8, Erika Barba-Müller1,8, Cristina Pozzobon4, Marisol Picado1, Florencio Lucco4, David García-García5, Juan Carlos Soliva1, Adolf Tobeña1, Manuel Desco5, Eveline A Crone2,3, Agustín Ballesteros4, Susanna Carmona1,5,6,9 & Oscar Vilarroya1,7,9