Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Chicago de Medicina (1) muestra que cuando los ratones que son genéticamente susceptibles a desarrollar enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se les dio antibióticos durante el último tramo del embarazo y el período de lactancia temprana, sus hijos eran más propensos a desarrollar una enfermedad inflamatoria del colon parecida a la Enfermedad Inflamatoria Intestinal humana.

El tratamiento con antibióticos también causó cambios duraderos en el microbioma intestinal de las madres que fueron transmitidas a su descendencia. Mientras que su descendencia desarrolló la enfermedad, los ratones adultos que recibieron antibióticos no vieron un aumento en la EII. Esto sugiere que el momento de exposición a los antibióticos es crucial, especialmente durante el período de desarrollo temprano después del nacimiento cuando el sistema inmunológico está madurando.

“Los ratones recién nacidos heredaron una población muy alterada y sesgada de microbios”, asegura Eugene B. Chan, Profesor de Medicina de la Universidad de Chicago, Director del Programa de Microbiome Medicine del Microbiome Center y principal autor del estudio. “Ninguna de las madres desarrolló EII, pero a pesar de que tenían el mismo origen genético, la descendencia con un microbiota alterada durante este período crítico de desarrollo inmunológico se convirtió en muy susceptible al desarrollo de colitis”.

Chang advirtió, sin embargo, que estos resultados de un estudio en animales no deben tomarse como una razón para que las mujeres embarazadas o los recién nacidos deban evitar los antibióticos cuando se necesitan para tratar las infecciones bacterianas peligrosas. En lugar de eso, dijo, debería servir como un recordatorio de que las mejores prácticas deben centrarse en evitar el uso casual e indiscriminado.

“Los antibióticos deben ser usados con juicio cuando sean indicados. Lo que esto debe decirnos es que los antibióticos no son tan inocuos como creemos que son, y el uso improvisado y casual de ellos puede tener consecuencias”.

“Cuando se utilizan durante el embarazo o la primera infancia, pueden perturbar el desarrollo de un microbioma intestinal normal que de otro modo sería esencial para el desarrollo inmune adecuado. En los huéspedes genéticamente susceptibles, la incapacidad para desarrollar el sistema inmunológico correctamente puede tener consecuencias negativas como la enfermedad inflamatoria intestinal o cualquier otro tipo de trastornos inmunes complejos”.

Lo que este estudio demuestra es cómo afecta un microbioma “insalubre”, así que presumiblemente lo que falta puede ser importante para promover la salud: “Lo que queremos desarrollar finalmente es un cóctel microbiano que podemos dar a los bebés y que asegure que se desarrollen adecuadamente, metabólicamente e inmunológicamente. Eso va a tener un impacto significativo en la salud humana, reduciendo el riesgo para muchos tipos de enfermedades y promoviendo el bienestar”.

Bibliografía:

 Miyoshi, J., Bobe, A., Miyoshi, S., Huang, Y., Hubert, N https://cz-lekarna.com/genericky-zithromax-azithromycin/., Delmont, T., Eren, A., Leone, V. and Chang, E. (2017). Peripartum Antibiotics Promote Gut Dysbiosis, Loss of Immune Tolerance, and Inflammatory Bowel Disease in Genetically Prone Offspring. Cell Reports, 20(2), pp.491-504.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies