Los tratamientos de fertilidad son un recurso muy utilizado actualmente para las mujeres que padecen de infertilidad. A menudo significan la realización de ciclos repetidos, con éxito variable y posibles riesgos metabólicos a corto plazo. Pero poco se sabe actualmente de los riesgos que ello puede representar a más largo plazo sobre la salud de las mujeres.

Se ha presentado un estudio que encuentra relación entre el fracaso de los tratamientos de fertilidad y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares a largo plazo.

El estudio se realizó entre 28442 mujeres que recibieron terapia de fertilidad en Canadá basada en gonadotropina, en los que hubo fracaso de la terapia de fertilidad y su relación con problemas cardiovasculares adversos asociados, teniendo en cuenta la edad, el año, los factores de riesgo basales, la historia clínica y el número de ciclos de fertilidad.

Se encontró que el fracaso de los tratamientos de fertilidad era más común entre las mujeres de mayor edad, que vivían en barrios de renta más baja o que utilizaron menos servicios médicos.

El fracaso de la terapia de fertilidad se asoció con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, entra las que destacan la insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares. El riesgo fue particularmente alto entre las mujeres con un aborto previo.

Estudios anteriores ya han relacionado la terapia de fertilidad, la hiperestimulación ovárica y las complicaciones vasculares. Los informes previos basados en la población de mujeres que recibieron terapia de fertilidad (incluida la fecundación in vitro) indicaron un aumento del riesgo de embolismo pulmonar durante el embarazo, después del parto y durante los años subsiguientes.

Además, los tratamientos de fertilidad pueden producir efectos cardiovasculares adversos al inducir trombosis de fondo, activar el sistema renina-angiotensina o inducir lesión vascular por hiperestimulación ovárica. El riesgo de trombosis persiste después del nacimiento de un niño concebido con la ayuda de la terapia de fertilidad y puede extenderse también a las mujeres después del fracaso de los tratamientos de fertilidad.

El estudio concluye que el fracaso de los tratamientos de fertilidad aumenta el riesgo de padecer diversas enfermedades cardiovasculares a largo plazo. Este resultado indica que es muy importante tener en cuenta el tratamiento de fertilidad en los exámenes de salud de la mujer, ya que el tiempo que sigue a la terapia de fertilidad puede ser una oportunidad para identificar a las mujeres jóvenes con mayor riesgo de futuras enfermedades cardiovasculares, y se pueden diseñar e iniciar estrategias tempranas para modificar los factores de riesgo.

Bibliografía:

Udell J, Lu H, Redelmeier D. FAILED FERTILITY THERAPY AND SUBSEQUENT MAJOR ADVERSE CARDIOVASCULAR EVENTS. Journal of the American College of Cardiology. 2014;63(12):A2163.

Deja un comentario

Contacto
close slider

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies