Hay veces en las que hablar de algo llega a hacerse tan frecuente y cotidiano que el concepto puede llegar a perder su propia esencia, e incluso la importancia que tiene. Puede que nos ocurra con el término “competencia”. Hablamos mucho de “competencias de la matrona” pero, ¿realmente somos conscientes de su significado y de su valor? Hagamos un pequeño recordatorio.

Para empezar probemos con el significado de competencia, según la R.A.E: Del lat. competentia; cf. competente.

  1. f. incumbencia.
  2. f.Pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado.

Así pues, debemos adquirir pericia, aptitud o idoneidad como matrona, y para ello es necesaria una adecuada formación.

En España, la formación de matrona, conducente a la obtención del título oficial de enfermera especialista obstétrico-ginecológica (matrona), es la que se contempla en el Capítulo III del Título II de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre de ordenación de las profesiones sanitarias, y se regula en el Real Decreto 450/2005, de 22 de abril, sobre especialidades de enfermería:

La formación de matrona garantizará que la persona solicitante ha adquirido los conocimientos y competencias siguientes:

  1. a) Un conocimiento adecuado de las ciencias en que se basan las actividades de las matronas, en particular la obstetricia y la ginecología.
  2. b) Un conocimiento adecuado de la ética de la profesión y de la legislación profesional.
  3. c) Un conocimiento detallado de las funciones biológicas, de la anatomía y de la fisiología en el campo de la obstetricia y del recién nacido, así como un conocimiento de la relación existente entre el estado de salud y el entorno físico y social del ser humano y de su comportamiento.
  4. d) Una experiencia clínica adecuada, adquirida en centros acreditados, bajo la supervisión de personal cualificado como matronas y obstetras.
  5. e) Una comprensión adecuada de la formación del personal sanitario y de la experiencia de trabajar con éste.

Una vez evaluados los conocimientos y experiencia clínica adecuada, se obtiene el título de enfermera especialista obstétrico-ginecológica (matrona).

Muchas profesiones no tienen legisladas sus competencias; pero las matronas junto con farmacéuticos, arquitectos… tienen reconocidas sus competencias a través del  Real Decreto 1837/2008, de 8 de noviembre, por el que  se incorpora al ordenamiento jurídico español la Directiva 2005/36/CE, del Parlamento europeo relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales.

En su artículo 55 concreta las actividades mínimas a las que la matrona está facultada para acceder y ejercer la profesión: “Ejercicio de las actividades profesionales de enfermera especialista obstétrico-ginecológica (matrona)”.

En España, las actividades profesionales que desarrolla una enfermera especialista obstétrico-ginecológica (matrona) son las siguientes:

  1. a) Prestar información y asesoramiento adecuados sobre planificación familiar.
  2. b) Diagnosticar el embarazo y supervisar el embarazo normal; realizar los exámenes necesarios para la supervisión del desarrollo de los embarazos normales.
  3. c) Prescribir o asesorar sobre los exámenes necesarios para el diagnóstico precoz de los embarazos de alto riesgo.
  4. d) Facilitar programas de preparación parental y preparación completa al parto, incluida la información relacionada con la higiene y la nutrición.
  5. e) Prestar cuidados y asistencia a la madre durante el parto y supervisar la condición del feto en el útero mediante los métodos clínicos y técnicos apropiados.
  6. f) Atender el parto normal, cuando se trate de una presentación de vértice, incluyendo, si es necesario, la episiotomía y, en caso de urgencia, atender el parto en presentación de nalgas.
  7. g) Reconocer en la madre o en el niño los signos indicadores de anomalías que precisen la intervención de un médico y, en su caso, asistir a éste; adoptar las medidas necesarias en ausencia del médico, en particular la extracción manual de la placenta, seguida, en su caso, del reconocimiento manual del útero.
  8. h) Reconocer y prestar cuidados al recién nacido; adoptar todas las iniciativas precisas en caso de necesidad y practicar, si llega el caso, la reanimación inmediata.
  9. i) Asistir y supervisar los progresos de la madre después del parto y prestarle el asesoramiento necesario en relación con los cuidados al niño para que pueda garantizar el progreso óptimo del recién nacido.
  10. j) Realizar el tratamiento prescrito por el médico.
  11. k) Redactar los informes que sean necesarios.

Las matronas son profesionales autónomos desde el punto de vista jurídico y científico. En el año 2003, con la publicación de la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias de 21 de noviembre de 2003 (LOPS) y la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del

Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud desaparece la división clásica entre personal facultativo y no facultativo siendo reconocidas a los diplomados sanitarios la autonomía y responsabilidad propias en el ejercicio de las funciones facultativas. Los Diplomados en Enfermería están capacitados para la dirección, evaluación y prestación de los cuidados de enfermería orientados a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud, así como a la prevención de enfermedades y discapacidades, quedando como competencia específica la dirección del proceso de cuidados.

Una vez refrescado el concepto de competencia quizá sea hora de hacerse algunas preguntas:

¿Son conscientes las matronas de sus competencias?

¿Cómo reivindicar las competencias de las matronas?

¿Existe intrusismo en las competencias de la matrona?

La plataforma digital ematrona entrevista a Cristina Martínez Bueno, presidenta de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) y le plantea estas cuestiones acerca de las competencias de las matronas.

2 Comments

  • tapiaje2012@gmail.com dice:

    Hay que mejorar la malla curricular de la matrona :menos Enfermeria y más obstetricia ( en el fondo es Enfermeria obstetrica )pero hay que dirigir las asignaturas a la matroneria desde las primeras etapas de la formación, con esto las matronas se sentirán más seguras en cuanto a conocimientos y su rol en la sociedad. La matrona es responsable ante la ley y la formación de dos años es suficiente?

  • yolandacabezasmina@gmail.com dice:

    Buenas tardes me gustaría saber si tienen WhatsApp para estar en contacto con ustedes, gracias.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies